La toma feliz de la calle Bandera

Nada hay más reconfortante e inspirador que encontrar arte y belleza en lugares inesperados. Mirar y ver bajo los pies colores, es posible en el centro de la ciudad de Santiago.

La conocida y transitada calle Bandera, ubicada en las cercanías del palacio de Gobierno y la Plaza de Armas, fue objeto de una toma feliz, en la cual 120 personas bajo la dirección del artista Chileno Dasic Fernandez con arte y color inyectaron vitalidad a la superficie inerte del gris asfalto.

Las reparaciones de la linea 3 del metro de la capital chilena, fueron el motivo por el cual esta calle se cerrara en diciembre del 2017 al paso de vehículos y convertida temporalmente en boulevar para el disfrute peatonal.

Esta oportunidad fue magistralmente aprovechada por Dasic Fernandez, irreverente muralista Santiagueño quien luego de maravillar a los estadounidenses con sus propuestas callejeras, retorna a su ciudad natal para engalanar este paseo temporal -y ojalá permanente- que ofrece una atractiva composición de 3.300 metros cuadrados en la que el color y el mobiliario convierten una caminata corriente en una verdadera experiencia cromática sensorial inédita en Latinoamérica.

La empresa privada aportó los materiales a cambio de posicionar sus logos en lugares estratégicos del boulevard.

Los transeúntes de Santiago se recrean y sensibilizan mientras caminan y luego de siete meses de la intervención artística de esta vía; ya se han apropiado de la algarabía que generan los peculiares diseños del mobiliario, así como también de la fiesta de tonalidades allí dispuesta para ellos.

Se estima que para finales de diciembre, los trabajos del metro hayan finalizado y la Calle Bandera vuelva a la aburrida normalidad. Ojalá las autoridades y la comunidad preserven la originalidad de esta iniciativa y la repliquen en otros espacios para aumentar de esta forma el potencial turístico de esta capital sureña.

ADD YOUR COMMENT